Vie, 28/04/2017 - 12:45

La Ciudad de Corrientes recibe excedentes de agua por lagunas y arroyos desbordados en zonas de San Cosme, Santa Ana y San Luís del Palmar

En los últimos días el sistema pluvial de la Capital correntina funcionó plenamente, 140.000 metros de pluviales subterráneos y canales a cielo abierto; aunque por las pendientes naturales los barrios Laguna Brava, Sapucay, Santa Rita, Cremonte, San Ignacio y Ponce reciben agua de lagunas, bañados y arroyos desbordados en zona de San Luís del Palmar. Lo mismo pasa con los barrios Perichón, Bejarano, Laguna Soto y Yechoá que reciben el excedente hídrico de las lagunas desbordadas de la zona de San Cosme y Santa Ana. Imágenes aéreas permiten dimensionar el comportamiento de la masa de agua que baja a la Capital por desde los arroyos, lagunares, bañados y otros reservorios naturales de agua ubicados en zonas rurales del noreste de la Provincia (ver videos y fotos).

En las últimas horas la Municipalidad de Corrientes realizó relevamientos aéreos de los sectores norte y este de la Ciudad y de la vecina localidad Santa Ana. Las imágenes, tomadas desde helicóptero y drone, permiten dimensionar el comportamiento de la masa de agua que recibe la Capital por el desborde de arroyos, lagunas, bañados y otros reservorios naturales de agua que bajan desde Santa Ana, San Luís del Palmar, San Cosme y zonas rurales ubicadas más arriba en la gran cuenca hídrica del noreste de la Provincia.

 

Tras sobrevolar la zona con un helicóptero aportado por Gendarmería Nacional, el Intendente de Corrientes detalló que “hay barrios de Capital afectados y en riesgo por la gran masa de agua que baja de arroyos y lagunas desbordados más arriba” https://www.youtube.com/watch?v=KdfPA_BFpew

A esto se le suma que la Ciudad de Corrientes está recibiendo lluvias extraordinarias que triplican el promedio mensual. Entre el 5 y el 25 de abril cayeron 570 milímetros. En años anteriores el promedio de lluvia de abril fue 188 milímetros.

 

En los cuatro primeros meses de 2017 suman 1.246 milímetros de agua caída. Todavía restan ocho meses para terminar el año y solo faltan 400 milímetros para superar el promedio anual. Este año superará las precipitaciones años anteriores por la intensidad del fenómeno climático “El Niño”. (http://bit.ly/2oSQyj7).   

Las precipitaciones extraordinarias, más los desbordes de lagunares y arroyos en el noreste de la Provincia; impacta negativamente en dos frentes en la Ciudad de Corrientes. “En el triángulo que forman la ruta nacional 12 y las rutas provinciales 5 y 43 todas las lagunas desbordadas e interconectadas, afectado los barrios Laguna Brava, Laguna Soto, Sapucay, Ponce, Santa Rita, San Ignacio, Bejarano y Yecohá”, explicó Fabián Ríos.

“Desde la zona de San Luis del Palmar está bajando mucha agua, el Riachuelo prácticamente no tiene una definición física hoy como curso. Desde Paso Martínez a Puente Pexoa es una gran masa de agua que genera también, por vía subterránea o superficie, elevación y desborde del volumen de las lagunas que se encuentran detrás de los barrios Ponce, Santa Rita y otras comunidades del sureste”, amplió el Jefe Comunal.

La Municipalidad de Corrientes trabaja intensamente en los diferentes canales y desagües naturales de la Ciudad, impulsando incluso el excedente hídrico con bombas de gran capacidad (http://bit.ly/2ppbPSK y http://bit.ly/2qmuPRa).

 

No obstante las comunidades ubicadas a la vera de la Ruta Provincial 5 como Ponce, Sapucay, Santa Rita, Cremonte y San Ignacio siguen recibiendo agua del triángulo de lagunas y espejos de agua que están desbordados desde San Luís del Palmar hacia la Capital https://www.youtube.com/watch?v=9VhgTcbyS_w&t=30s   

 

Lo mismo pasa con los barrios ubicados a la vera de la Ruta Nacional 12 como Merceditas Collantes, Perichón, Bejarano, Laguna Soto y Yechoá que reciben el excedente hídrico de las lagunas desbordadas de la zona de Santa Ana https://www.youtube.com/watch?v=DeogH5YcFAw&t=49s     

 

La capacidad de escurrimiento de todo el sistema pluvial de la Ciudad de Corrientes pasó, en los últimos tres años y medio, de 90.0000 a 140.000 metros lineales pluviales subterráneos y canales; mejorando un 40% la capacidad de drenaje de la Capital.

 

En los últimos días los canales de la Capital funcionaron plenamente; aunque por una cuestión física de pendientes naturales, llegan a barrios capitalinos agua de sectores rurales y lagunares de San Cosme, Santa Ana y San Luis del Palmar.

Al estar desbordado el Riachuelo, los excesos de agua de toda la zona adyacente a los sectores urbanos termina en los canales naturales a cielo abierto de la Ciudad de Corrientes.
 

COMPLEJOS INMOBILIARIOS AFECTARON DESAGÜES NATURALES DE LAGUNAS

Particularmente en la zona de clubes de campos y countries en Laguna Soto, la Municipalidad de Corrientes construyó un nuevo canal de 3.000 metros de largo para llevar el excedente de agua hacia el norte hasta el Canal Nº4 (cruzando la Ruta 12) y desde allí hasta el río Paraná. Se instaló una bomba con capacidad para impulsar 40 millones de metros cúbicos por día para bajar el nivel de la laguna.

 

Pero en el sector, el agua está embalsado porque muchas construcciones privadas que taparon los 3 canales naturales de desagote que tenía el espejo de agua y los reservorios interconectados de la zona.

Las nuevas construcciones se asentaron en zonas de lagunas, bañados, espejos y cursos naturales de agua que forman parte de un gran sistema natural de cuencas que desaguan en el río Paraná, el Riachuelo y el arroyo Pirayuí.

 

Con varios canales naturales rellenados de manera artificial, ahora el agua se acumula generando situaciones de anegamiento con cada lluvias extraordinarias.

En los últimos años el mercado inmobiliario avanzó sobre reservorios naturales de agua y sistemas hídricos de la Ciudad de Corrientes y la localidad de Santa Ana con la generación de los Clubes de Campo, Countries, Complejos Recreativos y Residencial.

Estos emprendimientos inmobiliarios se levantaron sin los estudios hídricos ni la infraestructura adecuados. Se rellenaron cuencas y se taparon cauces naturales de desagote de los reservorios. Además, la excesiva densificación de construcciones afectó la capacidad de absorción natural del suelo de toda la zona. Las consecuencias pueden observarse en las imágenes aéreas: https://www.youtube.com/watch?v=DeogH5YcFAw&t=49s   

Estas intervenciones inmobiliarias generaron graves variaciones del sistema natural de cuencas de agua de la zona rural noreste de la Ciudad de Corrientes y de la localidad de Santa Ana. Con el actual régimen de precipitaciones extraordinarias, estos complejos habitacionales privados ahora padecen anegamientos por  el taponamiento de desagües naturales y la disminución de la capacidad de absorción natural del suelo de toda la zona.

Infraestructura
intendencia
Planeamiento Urbano